sábado, 29 de noviembre de 2014

El corredor del laberinto

Corre Thomas, corre.


En diciembre del 2012 publiqué aquí un post sobre la novela en la que se basa la película en cuestión. Hoy, casi dos años después, toca hablar de la película. Afortunadamente mis recuerdos de la novela ya están difusos y pude disfrutar de esta versión sin casi "intoxicaciones". Como un neófito en la historia.


Lo primero que podemos ver es que no han reparado en gastos y el laberinto se ve muy bien y los laceadores son terroríficos (yo me los imáginaba de otra forma, más parecidos a los bichos metálicos de los malos de Cristal Oscuro, pero me han encantado). Ah sí, los actores bien. Sin destacar ninguno en especial yo optaría por darle el premio a Will Poulter; que caracterizando a un personaje secundario solo su presencia roba el protagonismo a los actores principales.
La historia es muy interesante, atractiva (¿a quién no le gustan los laberintos?) y absorvente. Tenemos un misterio constante durante toda la cinta que arranca con la amnesia de todos los chicos encerrados en el laberinto y la búsqueda de respuestas es el objetivo final de la película; en donde la salida del laberinto no es sino la representación física de haber alcanzado el objetivo deseado de encontrar el porqué de todo eso que les han hecho. 
Sin embargo noto unos pequeños detalles que si nos ponemos a pensar seriamente nos hacen pedazos la aparente solidez del producto:
   Pese al arranque intrigante arranque inicial es cierto que a media película hay una ralentización en la historia que nos duerme un poco. Poco pues en seguida vuelve a despertarnos otra vez. Pero ahí está.
   En la película (en la novela estoy seguro que esto no sucede) el protagonista y los laceadores suben por las paredes del laberinto llegando incluso a andar sobre ellas cuando minutos antes habían dicho que eso era imposible (no veo el porque) de hacer. En la novela los laceadores no suben por las paredes pues la forma que tiene Thomas de sobrevivir es escalar por la hiedra y mantenerse en ella a gran altura para que esos "bichos" pasen por debajo sin verle y sin poderle tocar. Y una vez arriba de los muros ¿por qué simplemente no van hacia el final y punto?
   ¿Cómo hacen una liana tan larga y consistente sin tiempo para izar al pobre compañero entre la hiedra?
   La presencia de Gally al final es increíble, simplemente no te explicas (por más detalles que quieran dar) como ha podido llegar ahí. Podríamos pensar que él solo ha conseguido escapar del claro através de los bichos con patas y al llegar al final del laberinto haber aprendido a usar "la llave" (cuando no tenía ni puta idea de su existencia) para abrir las puertas que liberan a los bichos que se han quedado atrapados entre el laberinto y la salida; pasar otra vez entre ellos como un Conan cualquiera y llegar al final en donde están el resto de excompañeros. No, yo no me lo trago.

Existen, por supuesto, más diferencias sobre la historia original (sobre todo tirando al final) pero la verdad que eso es irrelevante pues la historia está bien. La película se deja ver fácilmente y entretiene mucho. Y lo que es mejor te hace imaginarte en esa situación, en ese lugar. Y eso solo ocurre cuando realmente te ha impactado.

En resumen: una buena película de entretenimiento.
Lo mejor: el laberinto y sus laceadores.
Lo peor: esos pequeños fallos que quitan consistencia al conjunto.

A continuación os dejo el trailer y varios posters promocionales de la película.














All cheerleaders die

Muerte a las animadoras.


Hace poco tuve el "privilegiado" placer de ¿disfrutar? tal curiosidad cinéfila. Ya el título, el poster y el trailer al menos auguraban un retorno al terror de instituto americano con toques gore. Pero mejor olvidémonos de todas nuestras esperanzas y vayamos al grano del asunto.
Seré breve. Con un arranque prometedor, de unos cinco minutos, los autores nos atacan con 45 minutos insufribles con toques mágicos y lésbicos -estos últimos poco importan después en la resolución de la cinta por lo que más parece que están puestos para decorar- que nos arrastran (sí, porque o nos llevan o apagamos el televisor) a una parte final ya sí interesante con las cheerleaders zombies estás dejándose llevar por sus intoxicadas neuronas muertas y su hambre de hemoglobina fresca. Si tras pasar los 50 minutos esta parte estuviera escrita con más gracia, más arte y menos estupidez la película casi se podría salvar. Pero la verdad es que a esta película no la salva ni el "susto" final. 
El susto es que nos amenacen con una continuación.

En resumen: para pasar el rato solo si eres muy fan de zombies y animadoras, las dos cosas a la vez.
Lo mejor: La protagonista Caitlin Stasey. Actriz que hemos podido ver recientemente en productos como «Mañana, cuando la guerra empiece» y «Yo, Frankestein». Prometedora actriz.
Lo peor: El guión. Una lástima pues prometía.



sábado, 22 de noviembre de 2014

Nuevo trailer de El Séptimo Hijo

Como ya publiqué aquí se acerca el estreno de una inesperada (en su momento) película de fantasía que puede bien dar las campanadas estas... ¿cuándo? No se sabe. Ya llevan demasiado tiempo con el "coming soon" como para que luego en el estreno se hayan pasado las ganas. Yo estrenaría ya, antes de que al público se le pasen las ganas o estén sobreempachados con tanto hobbit.

Aquí dejo el trailer para que lo podéis comparar con el anterior.




El Amanecer del planeta de los simios

Monos en el bosque.


Aprovechando que ayer emitieron el remake de Tim Burton del Planeta de los Simios (una película que nunca me cansaré de defender) ayer me armé de valor para ver esta nueva película de la saga que tenía en la recámara. Y si digo que me armé de valor es porque, inici
almente, lo malo que sospechaba que tenía -y tiene- esta película es que desde el puñetero principio ya sabes que va a pasar. Luego está el tema de como lo van a desarrollar para que un tema tan manido como este se haga interesante y distraiga al personal que pone sus culos en las butacas, previo pago.
En su momento leí buenas críticas sobre la película pero no me animaban mucho. Sintiéndolo mucho mi instinto no me engañaba. Mirémosla con detenimiento.


La dirección no es mala, es funcional. No es una gran maravilla pero sí que se centra en aquellos puntos donde se ha de centrar sin caer en sentimentalismos excesivos que alargarían y lastrarían una historia ya de por sí larga. Buena en las escenas de acción (incluso innovadora en algunos planos) y cumplidora en el resto.
Los actores lo hacen genial. No estoy de acuerdo que lo mejor sean los monos, por muy monos que estos sean. Andy Serkis lo hace bien -quizás se le nota un poco cansado pero como la mitad es CGI no podemos afirmar nada- pero prefiero la comedida actuación de Gary Oldman que una vez más ha demostrado el porqué de su fama como buen actor. Jason Clarke da la réplica del otrora científico guapo y buenazas de la primera parte interpretado por el soseras de James Franco ganando con apabullante diferencia en la comparación. Y Keri Rusell es tan buena actriz como guapa. Esta mujer no envejece -bueno sí, pero a mejor-.
Entonces ¿si además los efectos especiales son buenos, qué es lo que falla? Pues el guión. El guión peca de, entre otras cosas, demasiada previsibilidad. No ya que nos olemos los acontecimientos antes de darle al play al reproductor si no que además, conforme van pasando los minutos, sabemos perfectamente que demonios va a pasar con cada personaje tal y como nos los presentan. No hay ninguna sorpresa de ningún tipo (excepto quizás al final). Y es un guión muy bien atado, no lo negaré. Pero los primeros 45 minutos -a parte de ser un tostón- se basan en la estupidez de humano que tropieza dos (o tres veces, no recuerdo ya) con la misma piedra creando el conflicto inicial y estropeando la relación humanos-simios después. Incluso se atreven a asegurar que su existencia en la historia es supernecesaria porque es el único ingeniero hidráulico ¡y después lo echan del grupo, lo "encierran" y se olvidan de él cuando en teoría sin él no pueden hacer lo que hacen sin él! Vaya gilipollez. Ya después la cosa se pone interesante y el guión mejora. Pero nos hemos tragado media película cuando podrían haber sido solo 20 minutos. 
Y ¿a qué viene esa estupidez del virus de los simios? Porque luego no se aprovecha nada. Una vez se menciona pero es tan estúpido que los propios co-protagonistas lo mandan a paseo al que lo menciona. Pienso yo que si quieres justificar el futuro de mierda que nos muestran para la humanidad no hacía falta ponerle ese nombre al puto virus. Simplemente llamarlo como se llamaba antes y ya está. ¿Y cómo han acabado siendo tantos? Además a ratos parecen cientos y luego solo unas decenas. Confuso, muy confuso.


En resumen: si tienes paciencia verás media película maja pero para nada espectacular o genial.
Lo mejor: el final.
Lo peor: los 45 minutos iniciales.

domingo, 16 de noviembre de 2014

El gólem, la roca y la estupidez humana.

Cotilleando por la red he podido ver este corto, cortísimo, de animación que bien merece la pena invertir el minuto que dura para verlo.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Slash- World On Fire

Rock, rock del bueno. Cañero a tope como él solo.




Spiderman on Facebook

Investigando investigando ya hemos conseguido publicar en Facebook el primer game de prueba -de ahí a la eternidad... un paso-. 
¿Os acordáis de aquel Spiderman con el que hacía mis primeras pruebas de flash y as3? Pues ese ya está colgado. Por ahora no es público pues solo está para pruebas pero os pongo un print-pantalla como muestra.