domingo, 13 de enero de 2019

8.2 El Errante: las bestias de la guerra. -¡Piratas de agua dulce! / el nuevo pozo.

Dejadas las conspiraciones a un lado Silvania debe hacer magia. Una magia poderosa que le otorgará más poder a su ejército usurpador. 

Anteriormente:
Melnibone. -Elric, el trono de rubi.

–¿Señora? –Preguntó una voz.
–¡Qué pasa! –Gritó Sylvania molesta por haber sido interrumpida. Y su timbre metálico, como el martillo en la forja, vibró en los oscuros muros asustando al sirviente que se orinó encima.
–El nuevo pozo, mi señora. Ya ha sido construido –contestó entre balbuceos.

Ahora:

El nuevo pozo, construido en tiempo récord, era hermano gemelo del primero cuya única diferencia consistía en el “caldo” que lo alimentaba: los cuerpos inertes de los dientes de sable habían abonado la mezcla junto a varios “voluntarios” de entre sus esclavos y nuevos presos. También poseía una pequeña runa en un lateral, cercana al borde, que en sí consistía en la pieza clave de todo.
Sylvania se acercó a la runa por la pasarela de madera que conducía al borde del pozo.
Musitó palabras ya olvidadas durante largos treinta minutos; mientras, su tez palidecía, sus músculos temblaban y sus cabellos se encrespaban ante la acumulación de energía. La runa, al principio inerte, poco a poco comenzó a adquirir un tono rojizo que al tiempo se volvió oscuro para terminar brillando con luz propia.
Con un grito se separó dando un paso atrás –aunque algunos de los presentes jurarían después que fue empujada por algún tipo de entidad invisible–.
–Ya está –dijo mientras se situaba junto a uno de los juggers. Su nueva guardia personal.
Así como el alumbramiento de los juggers era lento y pausado en este pozo un nuevo ser, mezcla humano mezcla dientes de sable, saltó agilmente del centro del caldero para aterrizar en la pasarela.
Agitaba su cabeza animal de un lado a otro buscando a sus enemigos con sus felinos ojos al tiempo que mostraba sus grandes colmillos. Sus brazos, humanos pero desproporcionadamente grandes y musculosos, terminaban en una fusión de sus antiguas zarpas con una mano humana; cubiertas con un pelaje blanco que se extendía hasta la altura del codo. Su torso, humano, atlético y curvado como si del animal se tratará se unía a la cabeza con un corto y recio cuello, parcialmente cubierto por el mismo pelaje blanco que cubría su espalda y sus poderosas extremidades inferiores, un poco más cortas que las humanas pero de su misma naturaleza.
Sus ojos se clavaron en su creadora y como un rayo saltó hacia ella con las garras hacia delante.
El jugger interrumpió su vuelo con un poderoso puñetazo que casi le hizo atravesar el suelo de la pasarela.
Con la lengua el animal se limpió la sangre y observó a su contrincante.
El jugger le respondió la mirada mientras Sylvania contemplaba sorprendida la escena.
Aquella mixtura de cuerpos humanos y despojos animales se acercó humildemente al jugger y empezó a frotar su cabeza contra sus piernas como un can cualquiera con su amo.
«Reconoce a un superior. ¡Reconoce al jugger! Creo que podré usarlo para mi favor.», pensó Sylvania mientras sus temblorosas piernas apenas la tenían en pie.
–¡Está bien, llevarlo al corral! –Ordenó, y al tiempo de decirlo otra bestia igual saltó del pozo.
Al ver al jugger su comportamiento pasó de la agresividad a la sumisión al instante.
Sylvania se acercó al jugger y le comentó:
–Pareces más necesario aquí que junto a mí, creo que tendrás que quedarte...
Otra bestia apareció salpicando a la segunda.
–... por lo menos hasta que dejen de salir.
«Creo que también deberemos ampliar el corral. », pensó mientras se marchaba ilusionada. Al parecer, por primera vez, todo salía como había planeado, o incluso mejor. Además, seguro que había adelgazado con tanto esfuerzo. Adiós a la dieta.

sábado, 29 de diciembre de 2018

8.1 El Errante: las bestias de la guerra. -¡Piratas de agua dulce! / usurpadores y conspiradores.


Bueno. No podía terminar el año sin publicar nada de la novela. Sinceramente ha sido un semestre duro, bastante duro. Entre trabajo, estudios y demás obligaciones familiares no he dejado mi impronta en el blog más que un par de veces. Y no ha sido para seguir con esta historia. ¡Y eso que la dejamos cuando empezaba a ponerse interesante! 

Anteriormente:
Una extraña e invisible fuerza empezó a succionar la sangre de todos los presentes, excepto de Vángar y de Miklos. Les salía de la nariz, de los labios. Los ojos estallaban para dejar escapar chorros rojos que caían violentamente en el suelo. Se escapaba por las uñas, se abrieron todos los poros y la sangre manaba de los cuerpos para deslizarse sobre el suelo hacia el trono.
La sangre se detuvo debajo del libro sostenido por temblorosas manos. Formó una columna para elevarse y ser absorbida por el lomo y sus páginas.
–¡Tú! ¡Lo sabías! –Le acusó al Errante.
–Sí.
Vángar alzó su mano derecha y un portal azul apareció junto a él. La fatiga le atacó instantáneamente obligándole a tambalearse para atravesar el portal.
Al otro lado unas manos fuertes, al mismo tiempo que delicadas, sujetaron a Vángar cuando trastabillaba por el césped.
Vángar levantó la vista: Una amazona le sujetaba mientras susurraba amables palabras.
–Aquí está –le dijo mostrándole el frasco–. Lo he conseguido.
Las tinieblas nublaron su vista y lo último que alcanzó oír fue el grito de la amazona llamando a su reina.

Ahora:

8-¡Piratas de agua dulce!

El salón central del castillo presentaba un ambiente triste y fúnebre: Sus negras paredes siempre creaban un aspecto lúgubre que, para Sylvania, tenía la peculiaridad de sacarla siempre de quicio. Había intentado crear un ambiente más animado y agradable colocando coloridos tapices en sus
austeras paredes, pero nunca conseguía hacer más confortable la estancia. Su suelo siempre permanecía frío pese a las pieles que pusiera. ¿Y de qué le servía a ella vestir de elegante negro escotado si parecía estar siempre en un velatorio?
Pese al tiempo que llevaba en el castillo seguía odiando aquel lugar. Prefería mil veces su estancia, más arriba, a la que se llegaba por las inmensas escaleras acaracoladas, de la misma nefasta roca oscura, situadas a su izquierda; pero la ausencia de su marido le obligaba a tomar su lugar. Caía la noche y con desesperación pudo observar como la lumbre de las antorchas aumentaban el tono tétrico de aquel amplio salón.
Su marido mostraba un rostro más preocupado, sus cabellos pelirrojos caían rizados sobre su mortecino semblante demostrando así que las preocupaciones por la toma de poder habían ido mermando sus fuerzas de intelectual. Su barba, antes perfectamente perfilada, ahora se mostraba descuidada y manchada por los restos de una tardía comida que posiblemente había tomado a disgusto en el elegante salón comedor de palacio.
 Estaba situado frente a ella gracias a un canal mágico de comunicación que rasgaba el aire para abrir una abertura en la que podías ver y conversar con la persona deseada. Una especie de ventana hacia otro lugar en el mundo.
Ghinmes Eneiro observaba a su mujer con la apariencia estúpida de todo amante que no se atreve a formular la pregunta que le ronda por la cabeza.
Al final preguntó:
–¿Sucede algo? –Aunque no era el tema que pensaba tratar supuso que era una buena forma para llegar a él.
–Trípemes –Contestó ella fingiendo sobresalto por la pregunta.
–¿Trípemes? –Preguntó asombrado.
–Sí. La capital del antiguo reino de Beror, Trípemes. Me preocupa que intenten aprovechar el momento para volver a la independencia tan largamente soñada por su Virrey.
–Trípemes no es más que un pútrido agujero donde acude a esconderse toda la escoria del mundo.
–Ya, ya –confirmó Sylvania cansina–. Un pozo de desechos donde acuden todas las moscas, lo sé.
–Ya, ¿pero?
–Pero son muchas, demasiadas, y muy, muy fuertes en su número.
Hubo un momento de silencio en que Ghinmes meditó sus palabras mientras Sylvania fingía meditar en el asunto. Encontraba bastante más preocupante la falta de efectivos en su actual ejército, efectivos que su esposa había prometido proporcionarle, que la actual situación política de aquel vertedero.
–Creo que mandaré una delegación con un destacamento para asegurarme la lealtad del Virrey. –Le dijo para tranquilizarla un poco. No quería que otro asunto la distrajera de lo más apremiante.
–¿Y fragmentar así tu ya disperso ejército? –Le preguntó con fingida sorpresa la bella Sylvania.
–¿Qué otra opción hay?
Si Sylvania no tuviera tanto dominio de su mímica habría sonreído.
–Déjamelo a mí. Mandaré a tres juggers con un mensaje. Que me traigan su lealtad o su cabeza.
–Está bien. Hazlo –Confirmó Ghinmes sin pensarlo dos veces.
«Pues claro que lo haré, estúpido. Pero no será a ti a quien jure lealtad, sino a mí.», pensó Sylvania.
–¿Seguro? 
–Sí. Creo que será lo mejor. Como bien dices; con la mayor parte del ejército en la frontera este, junto al Valle de los Reyes, otra parte en el sur y la restante aquí no puedo permitirme el lujo de dividirlo aun más.
–De acuerdo –le contestó al tiempo que se erguía insinuando sus perfectos pechos–. Se hará como dices.
–Y hablando de mi ejército –se atrevió al fin–, ¿cómo va ese ejército de juggers que me prometiste? ¿Ese ejército sin la promesa del cual no hubiera traicionado a mi rey?
–Pronto, muy pronto tendrás nuevas sobre él. Te lo prometo –le dijo con una de sus más cautivadoras sonrisas.
–De acuerdo, hasta mañana pues. Te quiero.
–Yo también te quiero, un beso –y con un gesto que rayaba el desprecio cerró la comunicación.
No esperaba la última pregunta. Casi había demostrado el arrojo de un verdadero rey. Quizás debería de vigilarlo más de cerca, sólo quizás.
Los tres juggers aguardaban pacientemente fuera del campo de visión que había tenido el nuevo Rey de Ákrita
–Acercaos –les ordenó Sylvania.
Sylvania entregó un pergamino al jugger más cercano.
–Partiréis prestos a Trípemes. Exigiréis audiencia inmediata con el Virrey y le daréis esto para que lo lea. Que lo firme, o de lo contrario... arrasáis la ciudad.
En silencio los tres juggers dieron media vuelta marchando a cumplir su misión.
Sylvania con un gesto volvió a crear un canal mágico: La espalda bronceada de un musculoso guerrero de larga melena rubia apareció al instante.
–¡Prefino! –Llamó Sylvania
La espalda se volvió como por un resorte. El guerrero se arrodilló al reconocer a su ama.
–Mi señora –dijo con la mayor de las humildades.
–No te arrodilles perro. No intentes insultarme con tu fingida sumisión. ¿Cómo va la producción de savia? 
El aludido se incorporó ofreciendo a su señora una magnifica visión de su entrenado y castigado cuerpo.
–Aumentando mi señora. Bladir ha sido fácil de convencer en el momento que los números bailaban a su favor. Los recolectores han aumentado sus expediciones y trabajan día y noche preparando la savia de los cadáveres; lo cual nos deja aun más margen de maniobra al estar continuamente ocupados. Pero...
–Pero, ¿qué?
–Mis informadores me indican que La Asamblea de Xhantia ha cerrado sus fronteras con Ákrita y no dejan pasar ninguna caravana, del tipo que sea.
Imaginaba que algo así ocurriría. 
–No os preocupéis por ello. Enviar la savia a Ákrita, cuando lleguéis al Paso de Copro éste ya estará 
abierto a vosotros. 
–Como ordenéis, mi señora, así se hará.
–Mantendré el contacto. Hasta entonces que Begor os guarde.
Sin esperar respuesta a su formalismo Sylvania desactivó el canal y se sumió en sus pensamientos. 
Necesitaba que la savia no se agotara; todos los nobles de Ákrita eran adictos a ella –y los que no ya se encargaría ella de que lo fueran– y mientras tuvieran su dosis diaria de ese exquisito licor apoyarían al nuevo rey sin duda alguna. 
Se veía obligada a atacar el Paso de Copro. No era más que un destartalado puesto fronterizo que sabía que no aguantaría ni medio ataque de las tropas que ya tenía situadas cerca de él; pero tan fácil era conquistarlo como perderlo. Cerca de él Ciudad-Garra enviaría sus tropas para la defensa de Xhantia y la milicia respondería –si bien con menos prontitud– al ataque. Además corría el riesgo de que la Legión se levantara en armas contra Ákrita, cosa que no le pondría en ninguna cómoda situación.
Necesitaba más tropas, y pronto.
–¿Señora? –Preguntó una voz.
–¡Qué pasa! –Gritó Sylvania molesta por haber sido interrumpida. Y su timbre metálico, como el martillo en la forja, vibró en los oscuros muros asustando al sirviente que se orinó encima.
–El nuevo pozo, mi señora. Ya ha sido construido –contestó entre balbuceos.

domingo, 7 de octubre de 2018

Vuelta a clase

Pues como dijo aquel, la vida es una comedia, volvemos a clase con ilusión y alegría gracias a la plataforma de FP a distancia nos sumergimos en la educación de formación profesional informática para zambullirnos en los conocimientos que se nos ofrecen en la materia de redes. Pues nunca es tarde para aprender y en tiempo de titulitis (décadas de titulitis me atrevo a afirmar) aquello que tengas como experiencia carece de valor tengas o no pruebas palpables de tus actos. Incluso dos videojuegos, con un tercero en camino, carecen de valor ante una teórica entrevista de trabajo. Bueno, una sonrisa o dos sí que consiguen.
Y no es que no haya título para presentar. Pero de estos también hay clases y al parecer aquellos que sacas con sudor y esfuerzos varios en el INAEM carecen de cualquier valor para el contratante. Pero al menos queda la esperanza de lo aprendido sirva para la aventura de la FP. Por supuesto espero aprender cosas nuevas y excitantes. Quizás algún día sirvan de algo o simplemente se queden en una experiencia enriquecedora, aunque obviamente optaría por la primera opción.
Muchos meses han pasado desde el último post y os mentiría si lo justificara con estos nuevos estudios. Otras causas más importantes me han apartado del blog que prefieron no airear en estas públicas líneas. Solo espero aceptéis mis más sinceras disculpas y espero seguir con vosotros informándoos de aquellas películas que me hayan gustado o no. De aquellos hechos que sean curiosos salpicados por comentarios completamente subjetivos o simples notas intrascendentes para perder el tiempo.
Os deseos lo mejor, nos vemos aquí.

lunes, 23 de julio de 2018

La forma del agua /crítica con spoilers

Amor mojado.


Le toca el turno a la tan premiada y elogiada película de Guillermo del Toro. Qué pasó de dirigir la segunda parte de Pacific Rim para mostrarnos esta historia romántica de toque fantástico. Mucho menos complicada de dirigir que los grandes proyectos con los que se le había relacionado (El Hobbit, Pacific Rim 2, Hellboy 3, etc). Los malpensados podrían deducir que se ha vuelto un poco vago, pues la anterior fue la Cumbre Escarlata y antes dos episodios de The Strain; serie basada en su obra literaria. Supongo que su faceta de productor le ocupa demasiado tiempo.

Nos cuenta esta película el romance entre unahumana de corte humilde y solitaria y un ser fantástico, de naturaleza aquática claramente inspirado en un personaje secundario de Hellboy. Aunque de una época diferente y con un tono más triste e íntimo la cinta parece imitar el ambiente absorvente de Amelie. Pero sin ese positivismo que reinaba en la película francesa. No es que sea peor; si no con un matiz diferente. Quizás por eso la película se hace larga. Tal vez un poco pesada, pero si te gustan este tipo de películas no lo será para ti.

Personalmente me ha gustado bastante pues es una película que, sin estar exenta de fallos de coherencia o actos estúpidos, está llena de aciertos y escenas metafóricas de gran gusto. No recuerdo ahora cuantos premios ganó o estuvo nominada, ni cuales fueron estos para saber si realmente los pudiera merecer, pero sí que es una película que recomiendo ver.

Lo mejor: la presentación de la protagonista.

Lo peor; ¿para qué están las cámaras de seguridad? porque hay más de una, ¿sabe usted?

En resumen: para verla si no te asustan las películas romántico fantásticas.

jueves, 19 de julio de 2018

Cargo /crítica con spoilers

Llevando el tesoro por las inhospitas tierras autralianas.


Cansado de errar por La Tierra Media el hobbit cambia orcos, elfos y enanos por infectados en Australia. No sabemos el origen de la plaga ni nos importa. Bilbo Bolsón vive con su esposa y su bebé navegando por las tranquilas aguas de un ancho río hasta que, por culpa de algo que sucede en una de esas tantas estupideces que a los guionistas les gusta meter en este tipo de películas, optan por ¡robar! un coche para dirigirse al pueblo más cercano. Que no se yo cuan difícil será robar un coche pero el hobbit no tiene pinta de haberse ganado el pan al otro lado de la Ley. Y eso suponiendo que encuentren un vehículo con combustible. ¡Pues lo encuentran!
Y por obra y gracia del guión tienen un accidente de coche. Es lo que tiene conducir por pistas forestales a toda velocidad y distraer la atención justo cuando aparece un humano en medio de la calzada. Resultado: esposa muerta y él infectado.

Sabiendo que va a morir el resto de la película se lo pasa buscando a alguien que quiera cuidar de su bebé cuando él "cambie". Supongo que por eso la película tiene este nombre; porque va cargando con la niña toda la película buscando a alguien que se haga cargo de ella. Que por mucho que se desplace, andando o en coche, parece que siempre está dando vueltas en círculo.

Como suele ocurrir en este tipo de películas lo mejor son los encuentros entre humanos y los infectados, y ese mundo caótico en lo que sale lo mejor y peor de la raza humana. Sin embargo ese tono lento y pausado lastra cualquier logro que pudiera tener creando una película aburrida. Aún con los detalles de los zombies "avestruces" que se pasan el día con la cabeza dentro del suelo.

Lo mejor: el emotivo final.

Lo peor: ¿Por qué abandonan el río si no existe cura alguna? 

En resumen: una curiosidad que no pasará a ser de culto.


domingo, 15 de julio de 2018

Píldoras terroríficas / con spoilers: Insidious 4; the black room; Winchester la casa que construyeron los espíritus; la autopsia de Jane Doe

Llega el verano y apetece sentarse en el sofá disfrutar del aire acondicionado y si no tenemos suficiente con el fresquillo que santa Endesa nos proporciona con el AA nos ponemos películas de miedo para aprovechar los escalofríos espontáneos que estas nos otorgan. Pues no hay nada mejor que sentir que se te ponen los pelos de punta cuando un fantasma atraviesa en silencio la imagen de improvisto. ¿O no?

Insidious 4


La cuarta y hasta la fecha definitiva -pues no conozco noticia de ningún plan para alargar la saga- entrega que realmente se situa en segundo lugar cronológico de la misma. La vieja protagonista utiliza sus poderes de medium para liberar de espíritus, fantasmas o bichos varios, su vieja casita de la niñez. Una niñez no muy deseable marcada por malos tratos, incompresiones y huida del hogar. Vamos, que cualquiera quiere volver. Ella no, desde luego. Pero como es una viejecita buena se embarca en la aventura para además, de paso, limpiarse un poco el karma pues todo mal viene por un monstruo que ella liberó siendo muy niña. Y en cinco minutos después se cargó a su madre. E incomprensiblemente durante los ¿diez años? no vuelve a aparecer ni ella hace nada por ello. No me vale el descubrimiento de la posesión a su padre o mejor dicho influencia maligna. Pues de posesión nada, monada.

En fin. Que la verdad es que la película es bastante entretenida salvo por los presuntos toques graciosos de sus compañeros comportándose como adolescentes tontos antes las faldas de sus sobrinas.




The Black Room


Aquí hago trampa. ¡Porque no he sido capaz de terminarla de ver! No sé que me atrajo realmente de la película. El nombre; la sinopsis; o el plantel actoral. Pero la película es infumable. Tanto es así que de los 90 minutos aproximados que dura la película solo vi unos 40. Y me parecen demasiado. ¡Que me devuelvan el dinero!
Actuan en esta película la actriz de 5ª edad protagonista de Insidious y Natash Henstridge. Que los que empezamos a peinar canas recordaremos por Spices y al resto ni les sonará el nombre. Pero indicaros que en su momento fue un bombazo similar al de la mujer explosiva. Ese sí os sonará ¿verdad? Pero volviendo a los actores. Solo por estas dos ya debería picar la curiosidad. ¡Error! La película es un despropósito. Tal es así que casi pareciera rodada así a propósito. Posiblemente así sea. Porque la historia tampoco es que se pueda tomar en serio: una habitación negra permanece cerrada en el sótano de una casa ¿californiana? cuando sin realmente motivo -¿La visita de la nieta? ¡Los cojones treinta y tres! Anda que no habrá tenido mejores motivos en cuarenta o cincuenta años.- se abre y empieza a hacer de las suyas. En su plantel de acciones está el cargarse gente; absorver gente en sus negras paredes; poseer gente; y sobre todo, sobre todo fornicar con la gente. Al menos eso se dice porque por mucho magreo que salga en la película -por otro lado realmente de lo más casto- no aparece ni un misero polvete ¡pero nada! Por lo menos lo que yo he visto.
Dicen que se trata de un demonio salidote que anda deseando clavársela a cualquiera que se menee una falda y luego pasa lo que pasa.
Realmente mala. Ni siquiera penséis en ella.

Winchester, la casa que construyeron los espíritus


Moderna película de mejor manufactura que la anterior. Se aprovecha de la leyenda de la mansión Winchester y de ahí nos narra una excelente historia de fantasmas de buena realización, historia y donde la misma casa es un personaje en sí.
Además los actores lo hacen muy bien y Helen Mirren se sale. 
Cierto es que si le quitamos la casa y sus particularidades -no pueden dejar de construir porque si no los fantasmas se cabrean- nos encontramos con una historia de casa encantada al uso. Pero eso no la desmerece. Ni siquiera el terremoto del final queda mal.
Realmente merece la pena.

La autopsia de Jane Doe


Pues la pasma se encuentra en una casa cerrada por dentro una masacre y en el sótano de la misma el bello cadaver de una mujer semienterrado en la tierra. Así, a lo bruto. Sin ataud ni nada. Pues como es un pueblo pequeño y la prensa va a querer respuestas pronto no pierden el tiempo en llevarlo al forense del pueblo y acuciarle para que tenga la autopsia al punto de la mañana. Vamos, que son las nueve de la noche y llevas tu turno más que cumplido y en lugar de decirle al sheriff que les diga a la prensa que están en ello y que les dirán algo cuando tengan los resultados te pones a ello como si no tuvieras vida social. Y no la tiene. Pero el hijo/aprendiz sí. Pero es tan tonto que manda a su novia a paseo y vuelve para ayudar a su papa.
Claro que la mujer muerta no es un cadáver normal. Conforme la van estudiando van descubriendo cosas extrañas; articulaciones rotas sin señales externas; pulmones calcinados; marcas de cuchilladas internas, etc.
Pues si alguno leyendo esto piensa lo mismo que pensé yo se equivoca. No es un vampiro. La cosa es aún más extraña y no la pienso reventar. Aunque al final reviente todo Dios.
Una película recomendable aunque repleta de cosas que yo no haría pero muy bien llevada. Con unos diálogos inteligentes y unos comportamientos lógicos.
Solo me pregunto: ¿cómo diablos entra la novia al recinto después si todo está cerrado?




Pues hasta aquí las píldoras de terror últimas que he podido disfrutar. A ver cuando me dedico más al blog y podré escribir más largo y tendido sobre otras "maravillas" del celuloíde.

A continuación os dejo los trailers de las películas en cuestión.











jueves, 5 de julio de 2018

Fahrenheit 451 /crítica con spoilers

Vuelven las piras de papel, ¿o no?


Admitámoslo; era difícil. No entiendo qué les ha motivado meterse en semejante jardín pero ya que lo han hecho veamos si esta nueva versión supera o mejora la original. La de Truffaut. Del relato no diremos mucho -más bien nada- pues al no haberlo leído poco podemos decir.


Podrían haber rodado esta nueva versión a lo fácil. Según la tecnología de entonces sin todos los avances que las décadas nos han brindado. Pero lejos de acomodarse han hecho un patente esfuerzo al crear esta sociedad distópica ¿futurísta? adaptándola a las redes sociales, ordenadores y demás tecnología de vanguardia. Un diez por el esfuerzo y por el resultado. Lo malo es haber perdido el alma por el camino.


No solo han modernizado el mundo sino también la trama y la película en sí, cambiando el tono intimista e introspectivo por una trama sin sustancia en la que se mantienen los bomberos quemando ¡ordenadores! y cuatro detalles más. Importantes pero no definitorios. La película sustituye la esposa del bombero protagonista por romance estraño y sin química con una "ilegal" ¡Error! Era el día a día con su querida esposa lo que realmente nos mostraba el poder de la letra escrita y como se transformaba la mente del bombero protagonista. Y no varios encuentros -atropellados y sin gracia alguna- con alguien que no conocías de nada y ¿de repente lo es todo para ti? 
Tampoco ayuda mucho el sustituir las piras de libros ardiendo por pantallas y torres de ordenador en llamas. Eso no emociona. Hay algo profundamente arraigado en el subconsciente colectivo que explota al ver arder los libros. Estos siempre han sido el símbolo del libre pensamiento ante la opresión. Los discos duros... no es lo mismo. Aunque parece que a mitad película se dieron cuenta y nos ofrecen una nueva versión de la escena de la quema de la anciana con su biblioteca.
Pero te deja frío. ¿Y porqué minutos antes el jefe de bomberos le obliga, prácticamente, a leer una página de un libro? ¿Se aburre y pretende llevar a su más y mejor discípulo por el reverso tenebroso de la página impresa? ¡Es estúpido!

Sinceramente, no sé que pretendían al hacer esta película. Denunciar un estado totalitario o denunciar el libre albedrío. Porque con el único que llegas a empatizar es con el jefe de bomberos. Con él sí que hay cierta introspección y somos, hasta cierto punto, partícipes de su lucha interna.


Tenemos pues una película más moderna, sí, con todos los defectos que conlleva una película de estudio que pierde el Norte. Intentando parecerse más a V de Vendetta que a la historia original. Alargándola innecesariamente y por ello teniendo que prescindir de lo mejor.

Lo peor: el miedo, miedo a hacer una buena película al intentar complacer a todos.
Lo mejor: la adaptación de la distopía a los tiempos actuales.

En resumen: fallido intento que nos aburrirá bastante sin importar las novedades añadidas.